Saltar al contenido
Sanagustin.info

San Ambrosio de Milán

Los primeros años de San Ambrosio de Milán

Mosaico de San Ambrosio

San Ambrosio nació en el año 340 en Tréveris en el seno de una familia cristiana. A pesar de ello no fue bautizado, lo que supuso un problema a la hora de nombrarle obispo de Milán años más tarde. Su padre, prefecto de la Galia Narbonense, murió cuando este era aún muy joven, y su madre lo llevó a Roma para que recibiese una instrucción que lo preparase para desempeñar la carrera civil. Así acabó trabajando bajo las órdenes del prefecto Sexto Petronio Probo, quien le encomendó la provincia de Emilia-Liguria, cuya capital era Milán.

San Ambrosio en el episcopado de Milán

En el año 374 la Iglesia se encontraba dividida entre arrianos y católicos. Esta división también se dejó notar en la diócesis de Milán, donde muerto el obispo, debían elegir nuevo titular para la sede. Como prefecto por aquel entonces, San Ambrosio se presentó en el lugar de la elección para guardar el orden, pero se encontró con que le aclamaron a él como obispo. Sin embargo el futuro obispo de Milán se opuso, pues no se consideraba preparado. Además no estaba bautizado.

La controversia de la elección de San Ambrosio como obispo

La población de Milán, que tras dos años como prefecto de la ciudad había cogido cariño a San Ambrosio por su buen hacer, lo aclamó como obispo cuando el clero estaba celebrando en la catedral las deliberaciones para nombrar al sucesor del recién fallecido obispo. Pero desde el Concilio de Nicea en el 325, no era posible nombrar obispos que no estuviesen bautizados desde un tiempo antes.

Cuenta la leyenda que en la plaza en la que la multitud esperaba la elección del nuevo obispo se oyó gritar la voz de un niño que decía “Ambrosio, obispo”, lo que fue interpretado como una orden de Dios y el clero propuso su nombramiento al Papa. Ante esto, el Papa suspendió la resolución de Nicea, San Ambrosio fue bautizado, ordenado sacerdote y tomó posesión del episcopado.

La relación entre San Ambrosio y Agustín de Hipona

Cuando San Agustín se trasladó a Milán para ejercer como profesor de retórica de Valentiniano II se sintió atraído por la interpretación que hacía de las Sagradas Escrituras San Ambrosio. Una interpretación novedosa que entre otras cosas ponía a la Iglesia por encima del Estado. A partir de entonces se fraguó entre ambos una sincera amistad. Incluso sería el obispo de Milán quien bautizase a San Agustín llegado el momento.

El pensamiento de San Ambrosio

Como acabamos de mencionar, San Ambrosio fue el primero en proponer que el poder de la Iglesia se encontraba por encima del de el Estado. El obispo de Milán leía los textos sagrados de manera silenciosa y con una percepción no materialista que lo diferenciaba  de la doctrina maniquea.

Summary
San Ambrosio de Milán
Article Name
San Ambrosio de Milán
Description
San Ambrosio, obispo de Milán, fue el primero en exponer que el poder de la Iglesia se encontraba por encima del de el Estado. Sus sermones ejercieron una gran influencia sobre San Agustín
Author